Menu
Log in

Log in

Crianza amable y firme para padres de adolescentes

13 May 2021 4:59 PM | Positive Discipline Association (Administrator)
Por:  Melanie R. Miller, M.Ed. Educadora de padres y consejera escolar. 

Artículo basado en el trabajo de Jane Nelsen, Ed.D, Lynn Lott, LMFT et.al.

Seguro que todos recordamos esos días de la infancia en los que a nuestros hijos se les daba muy bien decir "no", huir cuando llegaba la hora de cambiar los pañales o hacer un berrinche porque su camiseta favorita no estaba limpia y lista para usar.  ¿No se suponía que iban a crecer y dejar de hacerlo?  Si se siente desafiado, provocado, amenazado o derrotado por el comportamiento de su adolescente, anímese, ¡no está solo! Aunque nuestros adolescentes hayan ganado unos cuantos años, todavía pueden ser expertos en involucrarnos con éxito en luchas de poder. 

Piense en el adolescente que encuentra todas las distracciones posibles en lugar de prepararse para la escuela a tiempo o el adolescente que se mantiene firme diciendo "no puedes obligarme a hacer los deberes y no los voy a hacer, ¡me da igual ir a la universidad!" o ¡qué tal el adolescente que discute por todo!

Siempre que el comportamiento de su hijo adolescente los haga sentirse provocado, desafiado, amenazado o derrotado, tómese unos minutos para calmarse.  Salga de la habitación, cuente hasta diez, llame a un amigo.  Luego, cuando se sienta tranquilo, tómese un momento para entrar en el mundo de su hijo.  No se limite sólo a pensar en su mundo, entre realmente en este... ¿Qué es importante para ellos?  ¿Están pensando en cuándo podrán limpiar su habitación o fregar los platos de la cena, o en cómo quieren pasar toda la tarde preparándose para su examen de ciencias?  Probablemente no.  Lo más probable es que un adolescente esté pensando en.... “¿Qué me voy a poner para ir al colegio mañana? ¿Debo enviar un correo electrónico a ese chico de mi clase? Mi mejor amigo me ignora. ¿Cómo puedo ser más popular?  Me pregunto si puedo escaparme este fin de semana para ir a esa fiesta". 

Nuestro mundo de adultos es muy diferente al de los adolescentes.  Nuestras prioridades son diferentes y eso está bien. Somos adultos, hemos pasado por ello, hemos hecho lo mismo... Ahora le toca a nuestro adolescente pasar por el proceso de crecer.  Este proceso se denomina a veces "individuación".  La individuación es un proceso por el que pasan los niños para ser más “ellos mismos”, para independizarse de sus padres.  A menudo parece una rebelión porque parece que están haciendo todo lo posible para ir en contra de nuestros valores y nuestra moral.  Lo que es importante para nosotros, como padres, puede convertirse en un lugar de rebelión para nuestros adolescentes. Al individuarse, consiguen experimentar el otro lado, consiguen experimentar la vida de una manera diferente.  Este puede ser un momento muy aterrador para los padres, y aunque no lo crea, también lo es para los adolescentes. 

La próxima vez que se sienta desafiado, provocado o amenazado, tómese un tiempo para calmarse y luego pruebe una de estas herramientas de crianza amable y firme.

  1. Hable con su hijo adolescente, no hacía él o ella, o por él o ella.  (Está bien compartir sus sentimientos utilizando mensajes "yo").
  2. Utilice preguntas del tipo "qué y cómo" para ayudar a su hijo adolescente a explorar las consecuencias de sus elecciones, esto es diferente a imponer una consecuencia a su hijo adolescente.  
  3. Hágalo con un tono de curiosidad y respeto.  Evite las preguntas que comienzan con "por qué".  "Por qué" crea una actitud defensiva y establece un tono de culpa
  4. Aumente la sensación de comprensión compartiendo un momento en el que haya tenido una experiencia similar.
  5. Decida, con dignidad y respeto, lo que va a hacer.  Lleve a cabo un acuerdo con su hijo y esté dispuesto a cumplirlo. (Diga lo que va a hacer en lugar de lo que va a intentar que haga su adolescente).
  6. Deje que el mensaje de amor se transmita.  No haga ni diga nunca nada que vaya a poner distancia en la relación. Haga y diga sólo aquello que vaya a fortalecer la relación. (Adaptado de Disciplina Positiva para adolescente, Nelsen, Lott.)

Nuestros adolescentes necesitan una crianza "amable y firme".  Una crianza que les diga: "Te quiero y te respeto, y también me quiero y me respeto a mí mismo".  La crianza amable y firme crea equilibrio, comunicación y respeto dentro de las familias.  Es respetuosa con el adolescente, con los padres y con la situación en cuestión.  Nos ayuda a nosotros mismos y a nuestros adolescentes a superar los retos de la adolescencia y nos lleva a los años de la adultez temprana con nuestra dignidad y la de nuestros hijos intacta.


© Positive Discipline Association
Terms and Conditions  
Privacy and Cookies Policy

PO Box 888244, Atlanta, GA 30356 |  Toll-Free: 1-866-767-3472
Fax: 1-855-415-2477 | E-mail: info@positivediscipline.org
Contact Us