Menu
Log in

Log in

Tiempo fuera positivo

25 May 2021 1:18 PM | Positive Discipline Association (Administrator)

Por Jane Nelsen. Un extracto de "Positive Time Out: Más de 50 maneras de evitar las luchas de poder en los hogares y en las aulas".

Muchos padres y profesores dicen cosas absurdas como "Vete a tu habitación (o al rincón) y piensa en lo que has hecho".  Me sorprende que muchos adultos no sepan la respuesta cuando les pregunto: "¿Sabes por qué es una afirmación ridícula?". Se les ocurren todo tipo de respuestas como: "El niño podría estar demasiado enfadado para pensar en ello". "Podría quedarse dormido". "Puede que no entienda lo que ha hecho mal". Todas estas afirmaciones son ciertas, pero lo que resulta ridículo es suponer que podemos controlar lo que piensa un niño. Una mirada de conciencia aparece en sus rostros cuando les pregunto: "¿De verdad creen que pueden controlar lo que piensa un niño?

Continúo preguntando: "¿En qué crees que está pensando realmente el niño?". Las respuestas van desde: "Probablemente está pensando en lo enfadada que está conmigo", hasta "Está pensando en cómo evitar que le pillen la próxima vez", "Puede estar pensando en cómo vengarse de mí" y, lo peor de todo, "Puede estar pensando que es una mala persona". Ninguno de estos pensamientos ayuda al niño a mejorar en el futuro.

La mayoría de adultos no se da cuenta que los niños están tomando constantemente decisiones sobre sí mismos, sobre su mundo y, basándose en esas decisiones, sobre qué hacer para sobrevivir o prosperar (Las cuatro categorías de decisiones se tratan en el capítulo cinco).

El tiempo fuera negativo se basa en la tonta idea de que para conseguir que los niños se comporten mejor, primero tenemos que hacer que se sientan peor. El tiempo fuera positivo se basa en el entendimiento de que los niños "se portan" mejor cuando se "sienten" mejor. Comprueba tú mismo estas premisas. ¿Te va mejor cuando te sientes peor o cuando te sientes mejor?

Es divertido preguntar: "¿Cómo responderías si tu cónyuge te dijera: "¡Vete a tu habitación y piensa en lo que acabas de hacer!"? La mayoría de las personas se ríen y dicen algo como: "No creo". ¿Por qué pensamos que el tiempo fuera negativo sería efectivo para los niños cuando no lo sería para nosotros?

El tiempo fuera negativo no es ciertamente efectivo si perpetúa las creencias desalentadoras del niño sobre sí mismo y su entorno. Tampoco es eficaz si esas creencias aumentan su necesidad de venganza o de rebelión, sea cual sea la forma que adopte.

La eficacia del tiempo fuera positivo

Por otro lado, el tiempo fuera positivo puede ayudar a los niños a aprender muchas habilidades importantes para la vida, como la importancia de tomarse un tiempo para calmarse hasta que puedan pensar con más claridad y actuar de forma más reflexiva. Cuando los seres humanos están alterados, funcionan desde su cerebro reptiliano (el tronco cerebral), donde las únicas opciones son luchar o huir. Bromeo con la gente diciendo: "Cuando los niños te presionan, reaccionas desde tu cerebro reptiliano, y los reptiles se comen a sus crías".

Los adultos suelen funcionar desde su cerebro reptiliano cuando envían a los niños a tiempo fuera, y el resentimiento llevará a los niños a funcionar desde su cerebro reptiliano. De nuevo, el círculo vicioso de lucha o huida.

El tiempo fuera positivo permite a los niños (y a los adultos) tener un espacio para calmarse hasta que vuelvan a funcionar desde su cerebro racional (el córtex), para que puedan resolver problemas y aprender. El tiempo fuera positivo alienta a los niños a formar creencias positivas sobre sí mismos, su mundo y su comportamiento. En este estado mental, pueden aprender de sus errores y/o resolver problemas sobre cómo reparar cualquier daño o perjuicio que su comportamiento haya podido causar.

Ser consciente de lo que "realmente" funciona

Cuando un método con los niños ha funcionado realmente, éstos se sienten empoderados y motivados para mejorar desde un deseo y locus de control interno (en contraposición al control de los demás), y desarrollan habilidades que los ayudarán a resolver problemas y mejorar su comportamiento.

Los adultos pueden empoderar a los niños, de esta manera, cuando entienden algunos principios básicos del comportamiento humano:

  • Todas las personas (incluidos los niños) merecen dignidad y respeto. Un principio básico de la psicología adleriana. La filosofía de mantener la dignidad y el respeto por todos los seres humanos debe ser incorporado antes de que el tiempo fuera pueda ser utilizado como una experiencia efectiva y alentadora que ayude a los niños, en lugar de una experiencia que genere humillación y pérdida de dignidad y respeto.
  • Los niños mal portados son niños desalentados. Los niños que se portan mal están desalentados y necesitan aliento para no sentir la necesidad de portarse mal; no sentir vergüenza y humillación para que se sientan más desalentados y más motivados a portarse mal (este principio y las cuatro metas equivocadas del comportamiento y cómo se relacionan con el tiempo fuera se discutirán más adelante en el capítulo cuatro).
  • La humillación y la vergüenza no son motivadores eficaces. En la última década, varios profesionales relacionados con los niños (como pediatras, psiquiatras y trabajadores sociales) han adoptado formalmente posturas contrarias a los golpes o humillación de cualquier manera. Estos especialistas han prestado atención a las investigaciones que demuestran que el daño a largo plazo para los niños supera con creces la ventaja inmediata de controlar el comportamiento mediante el castigo.

Que se diga de nuevo: "¿De dónde hemos sacado la loca idea de que para hacer que los niños se comporten mejor, primero debemos hacer que se sientan peor?". La verdad es que los niños se comportan mejor cuando se sienten mejor, no cuando están desalentados. Por lo tanto, el criterio número uno para el tiempo fuera positivo es que se utilice para ayudar a los niños a sentirse mejor, no para hacerlos sentir peor.

Tiempo fuera para niños antes de la edad de la razón

Los niños menores a 2 años y medio no deben ser enviados a tiempo fuera a menos que ellos lo elijan - lo que puede ser muy raro - o a menos que usted vaya con ellos. Hay, por supuesto, excepciones a la mayoría de las reglas. Una madre se acercó a mí después de una conferencia y me contó cómo utilizaba con éxito el tiempo fuera positivo con su hijo de 18 meses. Dijo que su hijo, Jason, tenía una almohada de satén que le gustaba mucho. Parecía encontrar esta almohada muy relajante. Cuando Jason parecía malhumorado, ella le decía: "¿Te gustaría tumbarte un rato en tu almohada cómoda?". A veces se acercaba a la almohada y se tumbaba hasta que se sentía mejor. Si dudaba, ella le preguntaba: "¿Quieres que te acompañe?". Cuando quería que ella le acompañara, se acurrucaban un rato, o miraban uno de sus libros de dibujos. Pronto se sentía listo para salir de nuevo a explorar su mundo.

Esta madre tenía la actitud y la comprensión necesaria para que el tiempo fuera positivo funcione con un niño que no ha alcanzado la edad de la razón (o con cualquier niño, en realidad). Entendía el desarrollo del niño lo suficiente como para saber que Jason no se estaba portando mal. Aunque un niño que se porta mal suele ser un niño desalentado (véase el capítulo 5), en el caso de los niños pequeños suele tratarse de otra cosa: cansancio o frustración por su falta de conocimiento sobre cómo satisfacer sus necesidades y deseos. A menudo se sienten confundidos y rebeldes cuando los padres o los profesores no comprenden su necesidad evolutiva de explorar y experimentar. (Véase Disciplina positiva: Los tres primeros años para obtener más información sobre las necesidades del desarrollo).  Su actitud era de gentileza, amor, paciencia, amabilidad y firmeza. Era firme al saber que el comportamiento de Jason era socialmente displacentero y frustrante para él, y que había que hacer algo al respecto. Fue amable en su método para ayudarle a lidiar con ello.

Si no es un tiempo fuera punitivo, ¿entonces qué?

Los padres y los profesores me dicen a menudo que han intentado todo para tratar con un niño que se porta mal y que nada funciona. Cuando les pido que enumeren todo lo que han intentado, todo lo que figura en su lista es punitivo. ¿Por qué es tan difícil para los adultos renunciar al castigo cuando experimentan una y otra vez que no funciona? Respuesta: Tienen miedo de que la única alternativa sea la permisividad. El tiempo fuera positivo no es permisivo, como tampoco lo es ninguno de los otros métodos no punitivos sugeridos en este libro.

Criterios para el tiempo fuera positivo

El tiempo fuera positivo está diseñado para alentar a los niños y enseñarles autocontrol y autodisciplina. Es respetuoso porque los niños participan en el proceso (ayudando a crear un espacio que sea alentador) en lugar de ser objetos o víctimas del proceso. El tiempo fuera positivo enseña a los niños a comprender que su cerebro no funciona bien cuando está alterado. Aprenden el valor de tomarse un tiempo fuera para calmarse hasta que sus cerebros funcionen de forma ventajosa para ellos, en lugar de perjudicial.

La analogía del deporte

Antes de que los adultos puedan transmitir los beneficios del tiempo fuera positivo, tienen que deshacerse de sus viejas ideas sobre el tiempo fuera punitivo. A los adultos y a los niños en edad escolar les encanta la analogía del tiempo fuera en los deportes, donde el propósito es detener el reloj, recuperar el aliento, reagruparse, echar un vistazo a lo que no está funcionando y elaborar un nuevo plan. El tiempo fuera positivo puede hacer lo mismo tanto para los niños como para los adultos. Puede detener el reloj del comportamiento negativo y dar tiempo para calmarse antes de que sea posible un nuevo comportamiento. Como los niños se comportan mejor cuando se sienten mejor, podrán reagruparse y elaborar un nuevo plan que les sirva a ellos y a los demás.

Otra analogía que ayuda a los niños y a los adultos a entender los beneficios del tiempo fuera positivo como una experiencia de autocuidado es pensar en la comodidad de sentarse en el regazo de la abuela.

Autorregulador

La ansiedad es un componente normal de la vida. Nos ponemos ansiosos cuando tenemos miedo, cuando no conseguimos lo que queremos, cuando nos sentimos rechazados, cuando nos sentimos heridos, cuando nos sentimos impotentes. La lista podría ser interminable.

La buena noticia es que nacemos con varias habilidades de afrontamiento (autorreguladoras) y podemos aprender otras habilidades de afrontamiento. La mala noticia es que muchos padres y profesores piensan que una buena crianza y enseñanza significa distinguir las habilidades autorreguladoras de los niños en lugar de permitirles que las desarrollen. Estos mismos padres y profesores evitan enseñar habilidades adicionales de autocontrol porque están muy ocupados arreglando cada problema que un niño pueda encontrar o usando el castigo para lidiar con el mal comportamiento, en lugar de ayudar a los niños a manejar su propio comportamiento.

El tiempo fuera positivo proporciona tiempo para que los niños mejoren su capacidad innata de autorregulación en lugar de que esta capacidad sea extinguida por padres y profesores que sobreprotegen o castigan. El tiempo fuera positivo enseña la valiosa habilidad de vida de aprender a tomarse un tiempo para sentir lo que se está experimentando y calmarse hasta poder comportarse de forma más constructiva.


© Positive Discipline Association
Terms and Conditions  
Privacy and Cookies Policy

PO Box 888244, Atlanta, GA 30356 |  Toll-Free: 1-866-767-3472
Fax: 1-855-415-2477 | E-mail: info@positivediscipline.org
Contact Us