Menu
Log in

Log in

Usando sus emociones como herramienta

20 Jul 2021 10:53 AM | Positive Discipline Association (Administrator)

Por Glenda Montgomery. Profesora, madre, educadora certificada en Disciplina Positiva.

¡KA BAM! La puerta de la habitación de mi hijo se cerró de golpe mientras entraba como un rayo para meterse bajo las sábanas y las mantas de su cama. Había oído que se llamaba "hacer una cueva", lo que hacen algunos chicos cuando se sienten abrumados por la emoción. Me quedé fuera de la puerta cerrada, exasperada. Había perdido su lonchera tres veces esa semana y acababa de descubrir que, una vez más, había dejado los deberes en el colegio. Últimamente me “jalaba los pelos” por su comportamiento. Me obligaba a elegir su ropa por la mañana, a recoger sus cosas, a llevar sus libros olvidados al colegio y a recordarle constantemente las tareas domésticas y otras que ya hacía él solo desde hace un par de años. Me interrumpía cuando estaba en una conversación con otra persona, pero no me hablaba cuando yo quería hablar con él. Cada vez que se lo criticaba, lo cual admito, estaba siendo muy habitual, corría a su habitación y daba un portazo. Le había preguntado qué creía que estaba pasando y qué sentía, pero no parecía tener ni idea. Sin embargo, yo sí sabía cómo me sentía: exasperada, irritada, molesta, preocupada... y culpable de no haberlo manejado bien.

¡Ser padre es trabajo duro!

Ser padre es trabajo duro. No tuvimos que obtener una licencia para convertirnos en padres y, que yo sepa, ningún niño vino con instrucciones de uso. Tendemos a salir adelante, utilizando las estrategias de crianza que nos resultan naturales y que, por supuesto, son las que nuestros padres utilizaron con nosotros. Cuando las cosas van bien, nos sentimos bendecidos por tener unos hijos tan maravillosos y creemos que estamos haciendo un buen trabajo como padres. Pero, cuando las cosas se ponen difíciles y las estrategias que nuestros padres utilizaron no funcionan, la crianza de los hijos puede convertirse en un trabajo muy emocional. Nuestros sentimientos pueden llevarse lo mejor de nosotros: frustración, ira, preocupación, vergüenza, impotencia, desesperanza, miedo. Podemos sentirnos desafiados, amenazados, decepcionados, disgustados, desesperados y heridos. Mis hijos ni siquiera han llegado a la adolescencia y creo que en algún momento he sentido cada una de estas emociones en los doce años que he tenido hijos. Sobre todo, estoy confundida sobre por qué mi hijo se "porta mal" y estoy desesperada por tratar de encontrar una solución.

Los niños se portan mejor cuando se sienten alentados

Aunque me críe en un hogar en el que se castigaba el mal comportamiento, a través de mi aprendizaje y mi trabajo como profesora pude ver que no tenemos que hacer que los niños se sientan peor para que se porten mejor. Piénsalo: si has metido la pata en el trabajo, ¿te sientes inclinado a hacerlo mejor si te han avergonzado y castigado? ¿O te sientes más inclinado a hacerlo mejor si alguien te apoya para que descubras lo que ha ido mal y por qué, y luego está disponible para consultarle durante el proceso de enmendar el error? Sé que, en este sentido, los niños no son diferentes. Los niños se portan mejor cuando se los alienta... no cuando se los castiga ni se los engríe. Como padre, me centré en la solución, pero no sabía a dónde acudir para averiguar por qué mi hijo hacía lo que hacía, ni qué debía intentar para ayudar a mi hijo a resolver el problema y conseguir que el comportamiento cesara.

La información más importante que he recibido sobre la crianza de los hijos vino de las clases de Disciplina Positiva para padres, basadas en el libro de Jane Nelsen, Disciplina Positiva.  Ahora, cuando me siento completamente perpleja y estoy sumida en un caos emocional por el comportamiento de uno de mis hijos, tengo un lugar por donde empezar. Se llama la tabla de metas equivocadas.

La Disciplina Positiva se basa en el trabajo de los famosos psiquiatras del siglo pasado, Alfred Adler y Rudolf Dreikurs, que propusieron la idea de que los seres humanos están motivados por objetivos y que, como seres humanos, nuestros dos principales objetivos son sentirnos importantes y tener un sentido de pertenencia. Actuamos para alcanzar nuestros objetivos. En otras palabras, gran parte de nuestro comportamiento está impulsado, a menudo inconscientemente, por la necesidad de sentirnos importantes y sentirnos parte de algo más grande que nosotros mismos. A veces nuestros hijos tienen ideas equivocadas sobre cómo sentirse importantes y cómo conseguir ese sentido de pertenencia, lo que los lleva a hacer cosas que a nosotros nos parecen “mal comportamiento”. El desconcertante mal comportamiento de nuestros hijos realmente tiene sentido cuando se lo mira desde una perspectiva que comprende estos objetivos.

Rudolf Dreikurs vio cuatro creencias detrás del comportamiento que los niños tienen a veces sobre la importancia y la pertenencia. Los niños pueden sentir que:

  • Pertenecen o son importantes sólo si reciben un servicio especial y atención especial de los demás.
  • Pertenecen o son importantes sólo si son el jefe y dirigen el espectáculo.
  • No pertenecen y no son importantes, se sienten enojados y heridos y como resultado quieren hacer que todos los demás se sientan tan mal como ellos.
  • No pertenecen y no son importantes, y por eso se han rendido.

Rudolf Dreikurs llamó a estas creencias equivocadas, las metas equivocadas de:

  • Atención excesiva
  • Poder mal dirigido
  • Venganza
  • Ineptitud asumida

Cada niño es diferente

Cada niño es diferente. Mi hija es mi primogénita. Cuando pasaba por una fase difícil, nos sentábamos a hablar de ello. Ella nos explicaba cómo se sentía y podía trabajar el uso del "por qué". Juntos resolvíamos los problemas y planificábamos. Me sentía bastante satisfecha. ¡Esto era pan comido! Entonces mi hijo llegó a la edad escolar.  Hablando con mis amigos, pude entender que mi hijo no era el único que no tenía ni idea de lo que sentía, ni de por qué lo sentía, ni de qué hacer al respecto. Estaba perdido en medio del torbellino de su comportamiento y sus emociones. El alivio es que, para utilizar con éxito la tabla de metas equivocadas, no tienes que saber lo que tu hijo está sintiendo, ¡sólo tienes que saber cómo te estás sintiendo TÚ! Usted es capaz de utilizar esas emociones incómodas para ir por el camino correcto. El uso de la tabla de metas equivocadas le permite averiguar qué creencia errónea está detrás del mal comportamiento de su hijo. Intente ver el mensaje codificado en su hijo de alguna manera, imaginando una camiseta o en la parte delantera de un sombrero. Mantenga esta imagen viva cuando empiece a trabajar con sus hijos, porque entender su pensamiento equivocado y desalentado le ayudará a tener más empatía y paciencia cuando les brinde apoyo en esta fase.

Al quedarme en el pasillo frente a la puerta cerrada de la habitación de mi hijo, suspiré con frustración y volví a la sala de estar para sentarme. ¡AARRRGGH! Estaba inundada por mi propio caos de emociones hasta que recordé que en lugar de sentirme abrumada y humillada por esta tormenta maternal de sentimientos, podía utilizarla de forma productiva. Recordé la tabla de metas equivocadas y rápidamente la tormenta se despejó permitiendo mucha más claridad. Utilizando la tabla, vi que lo que estaba sintiendo y cómo estaba reaccionando apuntaba a que mi hijo tenía la meta equivocada de "Atención excesiva". Me hizo saber que mi hijo tenía la creencia equivocada de que, a menos que consiguiera que yo hiciera cosas por él o fuera el centro de mi atención, él no pertenecía y no era importante. Su mensaje codificado (oculto para ambos hasta que utilicé la tabla de metas equivocadas) era: "¡Nótame! Involúcrame de forma útil".

¡Enfocándose en soluciones!

Empecé por mirar el calendario y reservé un momento en el día de ambos para pasar tiempo juntos. Esto le transmitiría el mensaje de que era lo suficientemente importante como para pasar tiempo sin interrupciones y que debíamos estar juntos. Escribí esto en el calendario de cada semana para que estuviera visible. Cuando se calmó y salió de su habitación, mi hijo se sentó conmigo y creamos una tabla para ayudarle a prepararse por la mañana. Le expliqué que me molestaba mucho regañar, por lo que tendríamos que encontrar otros recordatorios que no fueran mi voz para hacer las tareas y practicar el piano. Me sugirió que pusiera un temporizador en la estufa y que estableciéramos horarios específicos cada día para hacer las tareas y la práctica del piano. También creamos algunas señales no verbales que podía utilizar.

Durante el resto de la semana, me fijé en los momentos en los que utilizaba con éxito sus nuevas estrategias y hacía las cosas sin necesidad de recordatorios. Se lo conté en voz baja por la noche, cuando lo arropé, y me aseguré de preguntarle cómo se sentía él con sus éxitos y cómo se estaba organizando mejor. Estaba muy entusiasmado con nuestro “tiempo juntos" y tenía una lista de ideas de actividades que quería que hagamos juntos. Cuando ambos nos sentimos más cercanos y nos acurrucamos juntos un día de esa semana, compartí con él cómo me sentía cuando salía corriendo y daba un portazo cuando intentaba hablar con él sobre algo difícil. Hicimos una lluvia de ideas sobre otras formas (y las escribimos) de hacerme saber que estaba frustrado o enfadado, e incluso sobre cómo podía decirme que necesitaba estar a solas en ese momento, pero que saldría y hablaría conmigo cuando se hubiera calmado. Me sugirió que, si no lo seguía a su habitación, se retiraría sin dar un portazo. También me pidió que escribiera las frases que podía utilizar para anunciar su necesidad de pasar un tiempo a solas y las pegamos en su cuadro de anuncios.

Contribuciones

Sabiendo que mi hijo necesitaba encontrar otras formas de verse a sí mismo como alguien importante, le di a elegir tres nuevas formas de ayudar a nuestra familia (importancia y pertenencia). Eligió "cortar el césped". Mi marido y yo nos tomamos el tiempo necesario para enseñarle a utilizar la podadora de forma segura y trabajamos con él las primeras veces que cortó el césped. Se sentía muy bien con esta contribución que ahora hacía. Finalmente, las cosas empezaron a cambiar. Se sintió más seguro de las muchas maneras en que tenía importancia y pertenencia. Yo fui más paciente y comprensiva cuando tuvo un desliz. Todavía se olvida de vez en cuando de su lonchera en el colegio, pero sabe que cuando lo hace, tiene que llevar su comida en una bolsa de papel hasta que traiga su lonchera a casa y luego debe limpiarla él mismo para tenerla lista para la comida del día siguiente. Yo no lo regaño y él no se queja.

En el pasado, solía sentirme sobre exaltada y avergonzada por la fuerza de las emociones negativas que sentía cuando me enfrentaba al mal comportamiento de mi hijo. Ahora sintonizo con ellas y las utilizo de forma proactiva. Soy capaz de sentarme con la tabla de metas equivocadas, encontrarme allí y saber que también podré ver dónde se encuentra mi hijo. Mis emociones me orientan hacia soluciones que no habría visto de otra manera, me dan estrategias específicas para usar y me permiten entender mejor el mundo que mis hijos están experimentando. Lo irónico es que, ahora que comprendo lo importantes y útiles que son estos sentimientos negativos, ya no me parecen tan intensos ni tan abrumadores. Son simplemente un nuevo conjunto de herramientas.

© Positive Discipline Association
Terms and Conditions  
Privacy and Cookies Policy

PO Box 888244, Atlanta, GA 30356 |  Toll-Free: 1-866-767-3472
Fax: 1-855-415-2477 | E-mail: info@positivediscipline.org
Contact Us