Menu
Log in

Log in

¿Cuáles son tus herramientas de crianza?

23 Aug 2021 12:25 PM | Positive Discipline Association (Administrator)

Por: M. Carmen Dolores Ramos Johnson - Candidata a entrenadora de Disciplina Positiva.

Para la mayoría de las actividades que realizamos nos apoyamos con el uso de herramientas para obtener mejores resultados. Por ejemplo, una diseñadora de modas hace uso de herramientas tales como: un diseño, la tela, un patrón, unas buenas tijeras y todo su talento. Un chef utiliza otro tipo de herramientas que le ayudan a crear sus deliciosas recetas: batidora, buenos cuchillos, sartenes, y los mejores ingredientes. Y así, podemos mencionar un sin número de actividades y sus herramientas que facilitan el éxito o fracaso del producto.

En ocasiones, el éxito en la realización de ciertas actividades depende del tipo de herramientas utilizadas y en el caso de educar también, el éxito a largo plazo depende mucho de las herramientas que empleamos.

Generalmente nuestro estilo de crianza está basado en el castigo o el premio y utilizamos uno u otro según sea la situación, nuestro estado de ánimo, o si de pronto hicimos uso excesivo del castigo, nos inclinamos a usar premios y así, podemos estar “danzando” entre uno y otro, a veces pensando que estas son las únicas herramientas que existen, pero no es así.

Afortunadamente, existen una gran variedad de herramientas que son excelentes aliadas en la crianza y educación de los niños y niñas, entre ellas: la escucha, la conexión antes de la corrección, las opciones limitadas, el contacto visual, los abrazos, las preguntas de curiosidad, el validar los sentimientos, por mencionar algunas.


A continuación, incluyo una breve descripción de algunas de estas herramientas que propone la “Disciplina Positiva”, con el fin de que puedas ir sumándolas a tu valiosa, ardua y satisfactoria tarea de educar.

La escucha: Los niños y niñas necesitan sentirse escuchados(as) para después escuchar. Es común decir, “Ahora la que habla soy yo” y soltamos el discurso #523 y de entrada el cerebro del niño o niña se bloquea y lo que menos están haciendo es escuchando. Si quiero que me escuchen debo de modelar escuchando.

Cómo lo hacemos:

1) Toma conciencia de cuantas veces interrumpes, juzgas, defiendes tu postura, sermoneas o das órdenes cuando el niño o niña quiere hablar contigo.

2) Detente (boca cerrada) y, sólo escucha. Puedes hacer preguntas cómo,

¿A qué te refieres con …? ¿Me puedes dar un ejemplo?

3) Una vez que el niño o la niña termine de hablar pregunta si está dispuesto(a) a escucharte.

4) Después de la conversación, enfócate en buscar alguna solución que funcione para los dos.

Valide los sentimientos: Cuando de sentimientos hablamos, en ocasiones utilizamos frases como “estas exagerando”, “no es para tanto”, “no te sientas triste” etc., en realidad estas frases no ayudan a lidiar con los sentimientos. ¿Qué podemos hacer?

1) Primero permitir que los niños experimenten sus sentimientos para que puedan aprender a lidiar con ellos.

2) Evita arreglar, rescatar o tratar de convencerlos de no tenerlos. Por ejemplo, cuando el niño o la niña está muy enojado(a) comúnmente decimos “no te enojes, no es para tanto” provocando más enojo y que no se sienta comprendido.

3) Valide sus sentimientos: “Veo que estas realmente - triste, enojado(a), alterado(a)”. Al ratificar el sentimiento que vemos,  el niño o la niña se sentirá comprendido.

4) Mantenga su boca cerrada y tenga confianza que su hijo o hija lo manejará.

Una de mis herramientas favoritas son las preguntas de curiosidad, estas permiten que los niños desarrollen un pensamiento propio, entonces en lugar de ordenar hacemos preguntas.

1) “¿Qué necesitas hacer para limpiar el refresco que se derramó? (en lugar de decir “limpia ese tiradero” – al recibir una orden nuestro cerebro se bloquea).

2) ¿Qué plan tienes para terminar tu tarea?

3) ¿Cómo pueden resolver el problema tú y tú hermano?

Te invito a poner en práctica estas sencillas herramientas, estoy segura que mejorará la comunicación y colaboración, así como desarrollará la responsabilidad en tus hijos o hijas y en tus alumnos o alumnas. Como todo proceso de cambio, al principio es difícil ir modificando lo que venimos haciendo desde hace tiempo atrás, pero una vez que vamos haciendo nuestras estas formas distintas y vamos experimentando, paso a paso, cambios satisfactorios, se van haciendo parte de nuestro estilo de vida, y lo más maravilloso es que son útiles con grandes y pequeños.

Bibliografía: Herramientas de Disciplina Positiva. Tarjetas para mejorar sus habilidades como padres. Jane Nelsen y Adrian García.

© Positive Discipline Association
Terms and Conditions  
Privacy and Cookies Policy

PO Box 888244, Atlanta, GA 30356 |  Toll-Free: 1-866-767-3472
Fax: 1-855-415-2477 | E-mail: info@positivediscipline.org
Contact Us